Latinos pueden definir el futuro electoral de EEUU

 El más reciente estudio publicado por el Centro de Investigaciones Pew (Pew Research Center), con sede en Washington DC, concluyó que en 2019 el número de hispanos en Estados Unidos alcanzó un récord de 60.6 millones, lo que representa el 18% de la población del país, y es más que los 50.7 millones registrados en 2010, cuando los hispanos eran el 16% de la población.

No es de extrañar, entonces, que tales números revelen la importancia de la comunidad hispana en los comicios electorales de Estados Unidos, especialmente cuando faltan pocos meses para las elecciones presidenciales de noviembre.

“Sobre la cuestión del impacto del voto latino tenemos que pensar en la tasa de votación, cuántos latinos son elegibles para votar. Históricamente más o menos la mitad de los que son elegibles para votar lo hacen en las elecciones presidenciales, y es un porcentaje más bajo que los blancos y afroamericanos”, dijo Jens Manuel Krogstad, del Centro de Investigación Pew y uno de los editores del estudio.

Pero Krogstad añadió que el aumento en las cifras puede tener siempre un alto impacto en las elecciones, sobre todo en estados donde históricamente ha habido una alta incidencia de hispanos.

"Siempre hay la posibilidad de un gran impacto en estados como Florida y Arizona pero también es importante tomar en cuenta que estamos hablando de dos poblaciones muy diferentes, aunque estamos hablando de una población hispana o latina", dijo el investigador, refiriéndose específicamente a las edades para votar.

"En Florida, por ejemplo, vemos que la edad media para latinos es 36 años y es la edad media más alta de todo el país. Pero en Arizona la edad media es 28 años así que es mucho más baja, es decir hay más jóvenes en ese estado, y la gente de menor edad tiende a votar menos que los de mayor edad, y eso es algo que pasa con todas las poblaciones, blanca, afroestadounidense o hispana", agregó el investigador.

La líder salvadoreña Sophia Cortez exhorta a los políticos a respetar el voto latino, el cual está concentrado en los llamados "estados bisagra", que son los que generalmente pueden variar de tendencia y determinar así la victoria.

Pero esto puede cambiar rápidamente, según datos publicados por el mismo Pew Research Center, cada 30 segundos, un latino cumple 18 años, alcanzado la edad para poder votar, eso es un equivalente a 800.000 votantes al año, una cifra que atrae a cualquier político.

Al respecto, Roberto López, vicepresidente de la Cámara de Comercio Salvadoreño Americana, dijo a la Voz de América que la importancia del voto latino ha demostrado ser determinante y es la razón por la que los contendientes en las elecciones buscan ganar su confianza.

"Si vemos el área del Norte de Virginia, por ejemplo, encontramos que hay varios funcionarios de origen hispano en los concejos de las ciudades y en otros niveles, porque el votante latino es numeroso, es participativo y podría definir el futuro de un candidato no solo para estas próximas elecciones de noviembre, sino para las que vienen a futuro", dijo el economista a la VOA.

Diego Area, Director Asociado del Atlantic Council, asegura que este estudio ratifica la tendencia de crecimiento de la población hispana en Estados Unidos, y  el hecho de que en unos pocos años podría convertirse en el 30% de la población.

Area destacó que el comportamiento político de esta población se ve influenciada por varios factores socioculturales, tales como el año de llegada a Estados Unidos o si nacieron en el país, entre otros.

"Por ejemplo un venezolano o un mexicano que llegó a Estados Unidos nacido en México, o en Venezuela, tiende a darle una mayor importancia a los temas de la política, hacia la migración en el país y eso influye en su voto. Pero en el caso de un venezolano o un mexicano de segunda o tercera generación comienzan a tener más importancia los temas como la educación o el acceso al seguro de salud", dijo Area a la VOA, agregando que el lugar donde vive, también influye.

"Estamos muy cercanos a las elecciones y vemos cómo las dos campañas electorales ya en su narrativa incorporan a la latinidad. Vimos como en los debates varios candidatos hablaban en español para apelar y movilizar a ese público latino. Eso muy seguramente lo veremos intensificarse a medida que se acerque la elección", añadió.

Dijo además que en estados como Florida, el tema de Venezuela aparece en la agenda como un tema de movilización no solo de venezolanos sino de diáspora cubana, dominicana y de distintas nacionalidades que tienen causas históricas afines.

En Maryland, por ejemplo, el estudio del centro Pew, indica que se vio un crecimiento de más 168.000 nuevos habitantes de origen hispano, seguido de Virginia con 197.000 y Washington DC con 24.000.

Sin embargo, también es importante generar interés en los hispanos para que participen en los procesos electorales.

Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, la participación latina en las elecciones es baja si se compara con otros grupos étnicos, por ejemplo, en el 2016, solo un 47.6% de los latinos que podían votar lo hicieron, mientras que la participación de los afroestadounidenses fue del 59.6% y 65.3% entre los blancos.

La investigación agrega que de 2015 a 2019, la población hispana creció en un promedio de 1.9% por año, significativamente por debajo de un pico de 4.8% que se dio entre los años 1995 a 2000.

Asimismo, es interesante notar que la mitad de los hispanos de Estados Unidos viven en los estados fronterizos del sudoeste, pero el crecimiento demográfico más rápido está en otra parte del país, en estados como Nueva York, Pennsylvania, Rhode Island y Mississippi.

En Nueva York, el número de latinos aumentó en 319.500, en Pennsylvania, los latinos sumaron 273.900, mientras que en estados con poblaciones mucho más pequeñas como Rhode Island y Mississipi, el número de hispanos llegó a 40.600 y 18.100 respectivamente.