Legisladores de CT insisten en que Congreso debe aprobar ley a favor de dreamers

El Congreso se enfrenta a una carrera en plena época navideña, incluyendo la consideración del Senado sobre la legislación fiscal propuesta por los republicanos, una solución para mantener a los destinatarios de la Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) protegidos contra las redadas de deportación y volver a autorizar el programa de seguro médico CHIP para los niños de bajos ingresos.

Además, los legisladores y el presidente Donald Trump también deben acordar un paquete de gastos para mantener al gobierno en funcionamiento.

En ausencia de una acción del Congreso, el gobierno cerrará el 8 de diciembre, según se informó.

“Me preocupa que diciembre termine costando mucho dinero a los electores. Este podría ser un diciembre bastante apocalíptico en Connecticut si esto sale mal”, manifestó el senador federal de Connecticut, Chris Murphy.

Por su parte, Trump declaró el lunes pasado que si se aprueba, el proyecto de ley republicano representará “la mayor reducción de impuestos en la historia de nuestro país”.

Pero los demócratas de Connecticut argumentan que sus elementos, incluida la eliminación de la deducción fiscal estatal y local, significarían impuestos federales más altos para muchas persona en Connecticut.

“Creo que el proyecto de ley es un desastre, pero los republicanos se han engañado a sí mismos al pensar que la respuesta a la derrota electoral (a principios de este mes) es hacer una legislación más impopular, no menos”, señaló Murphy.

El martes pasado, los líderes del Congreso se reunieron con Trump en la Casa Blanca en un esfuerzo por llegar a un acuerdo sobre los detalles presupuestarios cruciales.

El líder de la minoría del Senado de los Estados Unidos, Chuck Schumer (D-NY), y otros demócratas buscarán un arreglo en DACA que permitirá a los jóvenes indocumentados traídos a los Estados Unidos  de manera indocumentada por sus padres para mantener el estatus legal.

La administración de Trump anuló el programa DACA en septiembre pasado.

El entonces presidente Barack Obama emitió la orden de DACA en 2012 después de que el Congreso no aprobara la DREAM Act, una legislación de 2001 que habría dado estatus legal a los “Soñadores”.

Trump ha condicionado una extensión de DACA a una mayor inversión en seguridad fronteriza, incluida la construcción de su promesa de campaña, la construcción de un muro fronterizo entre los Estados Unidos y México.

Los defensores de DACA en Connecticut tienen la esperanza de que se pueda llegar a un acuerdo pero sin las condiciones que pide el Gobierno.

“Necesitamos que el Congreso actúe en una DREAM Act limpia para diciembre. Nuestras vidas están en peligro y no podemos esperar más”, expresó Camila Bortolleto, gerente de campaña de CT Students for a Dream.

Murphy y otros Demócratas de Connecticut también están buscando un acuerdo para reinstituir el Child Health Insurance Program (CHIP), que expiró el 30 de septiembre.

El CHIP proporciona un seguro de salud a los niños de familias de bajos ingresos que ya no están cubiertos por Medicaid o seguro privado.

El programa CHIP/HUSKY B de Connecticut cubre a unos 17 mil niños. Tiene fondos suficientes para durar hasta enero, según el vocero del Departamento de Servicios Sociales de Connecticut, David Dearborn.

Pero sin la acción del Congreso, Connecticut perderá alrededor de 37 millones de dólares anuales en fondos regulares de CHIP, así como aproximadamente 40 millones anuales por SCHIP Fix, que brinda ayuda federal adicional para una parte de los niños que obtienen seguro a través de Medicaid, finalizó Dearborn.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.