Piden instalar detectores de monóxido de carbono para evitar envenenamiento

Con la llegada de las temperaturas frías, la National Fire Protection Association (NFPA), instó a la comunidad a aprovechar y a tomar las precauciones necesarias para evitar un incidente que lamentar en sus hogares.

La agencia enfatizó la importancia de tener una alarma de monóxido de carbono y de humo en la vivienda y revisar la batería constantemente.

El monóxido de carbono a menudo es conocido como el “asesino silencioso” porque es indetectable por las personas al no tener color ni olor. La mayoría de las personas que inhalan el gas no se dan cuenta que podrían sufrir una severa intoxicación.

El envenenamiento por monóxido de carbono puede ocurrir en cualquier momento del año, pero el peligro es mayor durante el invierno, cuando las puertas y ventanas permanecen cerradas y las chimeneas, calentadores de gas, u otros aparatos que queman combustible se encuentran en uso.

Además, las personas también pueden estar expuestas a niveles mortales de monóxido de carbono cuando se encuentran encerradas en sus autos cuando se ven atrapadas en la nieve.

El monóxido de carbono  es un gas incoloro e inodoro que se produce a partir de hornos, chimeneas, estufas, calentadores de agua y otros electrodomésticos.

Se encuentra además en el escape de los vehículos, sopladores de nieve, y las cortadoras de césped.

Según la NFPA, cada año, el monóxido de carbono cobra la vida de un promedio de 480 personas, y envía más de 20 mil a las salas de emergencia, a nivel nacional.

La mejor manera para que los dueños de casa estén protegidos contra el monóxido de carbono  es tener una alarma instalada en cada piso y fuera de cada área de dormir y seguir las recomendaciones del fabricante.

Los detectores de monóxido de carbono están diseñados para medir los niveles del gas y la alarma suena antes de que llegue a niveles más peligrosos.

Con el sonido de la alarma, las personas reciben una señal de advertencia adecuada para ventilar con seguridad la zona o evacuar el lugar.

Los primeros síntomas de envenenamiento por monóxido de carbono incluyen dolor de cabeza, náuseas, vómitos y mareos.

Más síntomas de intoxicación significativos incluyen un punzante dolor de cabeza, somnolencia, confusión e irregularidades del corazón.

La intoxicación grave puede causar convulsiones, inconsciencia, daño cerebral y muerte.

El envenenamiento por monóxido de carbono normalmente se produce lentamente durante un período de varias horas. Sin embargo, a concentraciones muy altas, el monóxido de carbono puede matar en minutos.

“Si se activa un detector de monóxido de carbono en su casa, salga inmediatamente y llame al 911”, recomendó el Departamento de Bomberos de Norwalk.

“Queremos que la comunidad conozca los riesgos del monóxido de carbono y estén preparados para reaccionar y ponerse a salvo. Desde la entrega de folletos y libros para colorear hasta los detectores de humo y de monóxido de carbono gratuitos, el Departamento de Bomberos de Norwalk está para ayudar a nuestros residentes”, manifestaron las autoridades.

Para información de seguridad o para solicitar un detector de monóxido de carbono de manera gratuita, pueden llamar al 203-854-0244.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.