Ciudad declarada “acogedora” para los inmigrantes pero no es “santuario”

Después de tres meses de disputas para que esta ciudad sea un “santuario”, el Concejo Municipal aprobó el lunes pasado una resolución declarando a Bridgeport como un lugar “acogedor” para los inmigrantes, legales e indocumentados, frente a las duras medidas de la administración del presidente Donald Trump.

Pese a lo anterior, Bridgeport, técnicamente, no es un “santuario” para los indocumentados.

Ese término, que es considerado políticamente el más controvertido, fue eliminado para ganar los votos del concejo y del alcalde Joe Ganim.
El activista Julio López Varona de la organización Make the Road Connecticut expresó que “a la Ciudad se le puede llamarla como quiera. Sabremos lo que es”.
Varona, sin embargo, reconoció que la resolución es una manera elegante de decir que la policía de Bridgeport no es, ni nunca ha sido agentes de inmigración.
“Aunque la resolución no tiene la fuerza de una ley, tiene algunas de las cosas básicas que necesitamos”, precisó el activista.
Sin embargo, los defensores del Concejo Municipal se mostraron satisfechos con el logro. La votación casi unánime no tuvo debate.
Desde el invierno, Make the Road Connecticut y otros han presionado a los líderes municipales demócratas para que se opongan a las agresivas y controvertidas órdenes de inmigración del presidente Donald Trump.

Esa resistencia ha venido en la forma de algunas ciudades alrededor del país que adopta la designación de “santuario” y las políticas relacionadas de la no cooperación con las agencias federales de inmigración como el U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE).

Ganim intentó inicialmente “matar” la resolución del “santuario”. Aunque nunca dijo públicamente sus razones, los defensores de los inmigrantes señalaron el Alcalde temía que Trump cumpliera con las amenazas de retener el dinero federal para las “ciudades santuario”.
Algunos miembros de la Junta de la Ciudad compartieron esa preocupación, y la resolución fue introducida en el comité durante los últimos tres meses en un esfuerzo por encontrar un compromiso.

Se eliminaron del documento las demandas anteriores de proteger específicamente a los jornaleros, crear un fondo legal para los inmigrantes que se enfrentan a la deportación y emitir tarjetas de identificación municipales que son particularmente útiles para los indocumentados, pero disponibles para todos.
Luego la palabra “santuario” fue reemplazado por el término “compasivo” que a su vez fue cambiado por “acogedor”.

La resolución final, aprobada el lunes pasado, enfatiza el “nivel significativo de confianza” entre la policía local y la población inmigrante indocumentada, que según los defensores, ha hecho de Bridgeport la Ciudad más segura, a través de la prevención y la resolución de crímenes.
Además, afirma que el Departamento de Policía no investiga el estatus de inmigración de sus residentes y se esfuerza por evitar el perfil racial y para proteger la privacidad de la comunidad.

La policía además reconoce que no actuará como un brazo del U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE), ni detendrá, arrestará o transferirá individuos basados ​​únicamente en el estatus de inmigración real o percibida o realizar detenciones de inmigración sin una orden judicial.
“Hoy nuestra comunidad de inmigrantes y nuestra comunidad indocumentada, son bienvenidas, estamos aquí para quedarnos”, declaró el concejal José Casco, quien había encabezado la resolución original del “santuario”.
Cuatro miembros del consejo votaron que “no” a la resolución y son: Michelle Lyons, la reverenda Mary McBride-Lee, Anthony Paoletto y AmyMarie Vizzo-Paniccia.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.