Nace la última tecnología para anular a los más modernos portaaviones 'sin un solo tiro'

Una nueva tecnología 'silenciosa' podrían hacer que los actuales portaaviones 'insumergibles' de dimensiones monstruosas pierdan su razón de ser: la de servir de base flotante para un grupo de aviones de combate.

Analistas militares consideran casi imposible que un misil atraviese los buques de escolta de portaaviones. Destruir con 'garantías' un grupo de portaaviones es algo que solo puede hacer una ojiva nuclear, aunque para ello tendría que penetrar a través de un fuerte sistema de defensa antimisiles de buques de escolta, sugiere el rotativo ruso 'Rossiyskaya Gazeta'.

Sin embargo, lo que no podrían hacer los ataques de misil o de torpedo, sí que podrían llevarlo a cabo armas de guerra radioelectrónica. De hecho, bastaría con interferir las comunicaciones por radio entre aviones de combate y su base-portadora (portaaviones) o el sistema de identificación amigo-enemigo.

Estos novedosos sistemas de lucha electrónica serán presentados en el salón aeroespacial ruso MAKS-2015, que se celebrará entre los días 25 y 30 de agosto en la ciudad de Zhukovski, cerca de Moscú.

Cabe recordar que nuevas tecnologías de lucha radioelectrónica fueron presentadas en el MAKS hace casi 20 años, en 1997, cuando que una modesta empresa rusa llamada Aviakonversia mostró un generador de interferencias de radio que 'desconectaba' señales de sistema de posicionamiento global GPS, hecho que impresionó a algunas empresas estadounidenses, que no tardaron en adquirir algunos de estos aparatos.

Al comienzo de la invasión de Irak a manos de las fuerzas armadas de Estados Unidos y de sus aliados, en 2003, ni un solo misil de crucero estadounidense pudo impactar su blanco. Al quinto día de ataques y tras perder varias decenas de caros misiles, Estados Unidos acusó a Rusia de haber suministrado sistemas de interferencia al Ejército iraquí. Finalmente, la inteligencia estadounidense pudo localizar lugares de ubicación de estos sistemas, que pronto fueron sometidos a intensos bombardeos.
'El caso del portaaviones"

El 'talón de Aquiles' de los grupos de portaaviones son los aviones que regresan tras cumplir su misión con pilotos agotados y escaso combustible. Expertos militares creen que si en ese momento se les anulara la navegación vía satélite, los pilotos sufrirían un estrés psicológico tan fuerte que sería poco probable que lograran apontar con precisión en sus bases flotantes.

Sin embargo, el verdadero desastre ocurriría si se neutraliza el sistema de identificación amigo-enemigo, lo que podría dar lugar al derribo de aviones de combate propios, ya que los sistemas de defensa antiaérea navales con frecuencia son operados automáticamente.

Ahora bien, surge la pregunta de cómo colocar un sistema de lucha electrónica en medio de los buques de escolta de portaaviones. Los ingenieros rusos sugieren que esto no es un gran problema, aunque evitan responder a la pregunta.
Todo sobre este tema

    Armamento
    El caza F-35 de EE.UU. lanza con éxito una bomba de media tonelada
    Jrizantema, el feroz sistema de misiles capaz de destruir tanques en condiciones de nula visibilidad
    ¿Cuántos Apaches se 'comería' un Alligator?

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.